Llámanos: 915 639 867

El masaje perineal, el mejor aliado para una buena recuperación postparto

EL MASAJE PERINEAL

Ya estoy de 34 semanas chicas y por ello, hoy, hemos comenzado a hacer el masaje perineal tras una buena valoración del suelo pélvico prenatal, (para ver el estado de mi musculatura) que me hice hace un par de semanas atrás.

Sé que hay mucha gente reacia a este tipo de tratamientos por pudor, apuro o vergüenza. Hoy en día, desgraciadamente sigue siendo un tema un poco “tabú”, no tanto como años atrás porque tenemos una mentalidad más abierta, y también hay mas información al alcance de las manos, pero aún nos queda mucho trabajo por hacer.

Yo, en cuanto me quedé embarazada quise ponerme como loca a entrenarme y prepararme para el gran día, pero debido a que no he llevado un buen embarazo por la hiperémesis gravídica, no me ha sido posible mantenerme tan activa como yo quería…

Por ello, quiero, por lo menos ir super bien preparada a nivel perineal, no sabéis las ganas que tenía de empezar cuanto antes, aunque la evidencia científica marcaba claramente los mismos beneficios y resultados comenzando a partir de la semana 34 y evitando así, problemas como las infecciones urinarias que a veces es bastante común en muchas de nosotras. Lo que sí es bueno, es que en el caso de notar pérdidas de orina, un suelo pélvico muy flojito, relaciones sexuales dolorosas… acudáis a una valoración antes de comenzar dicho tratamiento para ponerle remedio.

¿En qué consiste este tratamiento?

Este masaje se realiza de manera preventiva en el embarazo para dotar de elasticidad y flexibilidad al suelo pélvico y así evitar posibles desgarros o episiotomía el día del parto. ¿Y por qué es tan importante esta parte del cuerpo que algunas descubren sólo cuando están embarazadas? Pues porque va a ser la puerta de salida del bebé, será la que reciba un gran sobre estiramiento y debe de estar entrenada para ello. Siempre empezaremos tratando la parte externa, la zona de los labios para drenar ya que suele estar muy inflamada por el peso de los 9 meses de gestación, y en concreto las últimas semanas. Después insistiremos en tratar la elasticidad del centro perineal (zona comprendida entre la vagina y el ano), que es la parte que sufrirá más tensión durante la fase expulsiva. Una vez realizado el masaje en esa zona, pasaremos a la parte interna, donde trabajaremos primero un lado, luego el otro y por último realizaremos un masaje conjunto incluyendo los dos lados. Trabajaremos los respectivos estiramientos y lo podremos complementar con el Epi-no para conseguir un trabajo global. Gracias a este tratamiento, la mamá tendrá la misma propiocepción y sensación de estiramiento que el día del parto, y la musculatura, con el paso de las sesiones se irá acostumbrando hasta llegar a poder recibir la cabecita del bebé sin ningún daño perineal.

Una de nuestras fisioterapeutas explicando el masaje perineal con un modelo anatómico

Es un masaje muy sencillo, pero que debe siempre realizarse con una formación previa dirigida por un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, que te enseñe a hacerlo correctamente y explicando a la mamá lo que tiene que sentir y lo que no, donde se puede tocar y donde no, para evitar reacciones vasovagales o sensaciones desagradables como el reflejo defecatorio. Hay mucha documentación gráfica en Internet pero desgraciadamente no toda es buena, y nos puede llevar a equívoco.

Por ello, es importante que acudáis a consulta con vuestra pareja y éste sea quién aprenda a realizarlo para que, además de ayudaros, colabore y participe en que vuestro parto sea mucho mejor. Se puede aprender a hacer el “automasaje” pero en cierta manera, no es tan eficaz ya que la postura de la mamá no es siempre cómoda y no podéis llegar a trabajar tan bien la musculatura profunda.

masaje con explicación al papá

También puede pasar que la fisioterapeuta encuentre la zona demasiado hipertónica, dolorosa o con varices vulvares, por lo que, en ese caso, tendrá que tratarse en consulta por un fisioterapeuta experto en suelo pélvico ya que se debe de realizar otro tipo de terapia mucho más especializada.

Es normal que, nada más leerme pienses.. “que vergüenza”… “no sé si sería capaz de hacerlo x pudor o xq me sienta incómoda”… Yo sólo puedo más que animaros xq constituye una de las grandes herramientas que tenemos para poder prepararnos bien para el gran día y tener un postparto lo mejor posible ya que el puerperio es una de las épocas más duras… Si al cansancio, la falta de horas de sueño, la novedad de tu día a día en el caso de que seas primeriza, le sumas las molestias de un mal parto en el que la musculatura haya sufrido demasiado daño o los efectos secundarios a un mal pujo o parto demasiado largo, será una época muy pero que muy incómoda y agotadora.

¿Por qué es bueno tener consciencia del suelo pélvico? Porque es una parte del cuerpo que soporta el peso del bebé durante los 9 meses de gestación y es una zona clave para el éxito del parto. Deberíamos tener consciencia desde siempre y, durante todo el embarazo, aprender a cuidarlo y trabajarlo correctamente y de forma individualizada ya que no todas las mujeres somos iguales. Lo más complicado de esta musculatura es que no nos sirve tenerla flojita ni demasiada tensa, tiene que tener una tensión perfecta para ayudar al peque a salir.

¿Se debe de realizar en todos los embarazos que tengamos o sólo de cara al primer parto? el primer parto, normalmente es el más lesivo de todos, es la primera vez que la pelvis se abre, se deforma y se configura como “canal de parto” o “tobogán” que atravesará el bebé, y el suelo pélvico tendrá que adaptarse por primera vez a la salida del chiquitín y así ayudarle a nacer. Pero eso, no significa que sólo lo entrenemos si somos primerizas, es fundamental hacerlo siempre ¿por que?, pues porque si partimos de malas cicatrizaciones, o puntos de anteriores partos habrá que tratarlos para que no haya tensión ninguna ni ningún tipo de restricción.

¿Cuántos días a la semana se puede realizar? Se puede realizar días alternos, para dejar descansar la musculatura, y sobre todo que la mucosa no se irrite. En el caso, de que prefieráis que sea el fisioterapeura quién os trate, será éste quién os paute las sesiones que necesitéis según tengáis la musculatura y según vayáis mejorando la elasticidad de cara al parto.

 

Una de nuestras fisios dando un masaje perineal a paciente complementándolo con el Epino, instrumento que favorece la elasticidad del suelo pélvico

¿Qué es normal sentir durante y después de la sesión? Podéis notar molestias o zonas más dolorosas que otras, que irán relajándose durante la sesión. El suelo pélvico funciona igual que la espalda, se puede contracturar o tensar y más si eres una persona nerviosa, y sobre todo, por el peso del bebé que cada vez estará más gordito y mas encajado. Después de la sesión puedes sentir escozor o picor en la zona, sobre todo, las primeras sesiones pero no durará mucho tiempo esa sensación.

 

Espero que os haya podido enseñar un poquito acerca de la importancia de este masaje aunque, también es bueno dejar claro y explicar que hay muchos otros factores que influyen para poder tener un parto 10, y que no sólo depende de este tratamiento. Pero al haber estado trabajando esta musculatura será más fácil rehabilitarla en el postparto. Por ello, teniendo un parto bueno o no tan bueno, la musculatura fuerte constituye un papel fundamental para su pronta recuperación.

Pronto publicaremos un vídeo explicativo para enseñaros cómo se debe hacer un correcto masaje perineal.

Y tú, ¿qué piensas acerca del masaje perineal?

0 respuestas en "El masaje perineal, el mejor aliado para una buena recuperación postparto"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *